Joven con discapacidad física ingresó a la Universidad Nacional de Trujillo.

Miguel Salinas: “Yo creo que la discapacidad no existe”

Nunca se dio por vencido. Miguel Ángel Salinas Tantaquispe es definitivamente un modelo a seguir, un claro ejemplo de lucha y sacrificio, que demuestra una vez más que los sueños se pueden hacer realidad. Esta vez, el joven, quien nació con focomelia, una condición que consiste en la ausencia de elemento óseos y musculares en los miembros superiores o inferiores, logró una de sus más grandes metas: ingresar a la carrera de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Trujillo (UNT).

Algunas horas después de rendir el examen de admisión aplicado la mañana de ayer, se enteró de que habría ingresado a la mencionada casa de estudio. Su madre fue la primera en enterarse y festejar el logro de su hijo.

El padre del joven lo felicitó en la noche cuando regresó de un viaje de Huamachuco. Fue conmovedor. Había cumplido su sueño, su meta. “Fue hermoso”, agrega.

“Yo creo que la palabra discapacidad no existe. Existe la capacidad, sólo que a nosotros nos cuesta hacer algunas cosas. Pero tenemos habilidades o ventajas en otras”, expresa Miguel Ángel Salinas, recordando lo mucho que le costó sostener un lápiz para poder escribir, sin embargo, ha ido superando cada reto que ha encontrado en el camino.

El año pasado postuló y no ingresó.

Fuente: larepublica.pe